El estrés envejece tu piel

Un problema común en la sociedad actual es que las personas llevamos un ritmo de vida muy acelerado y el estrés está muy presente en nuestras vidas. Diversos estudios han comprobado que el estrés es un agravante del deterioro progresivo de la piel. En situaciones de estrés prolongadas el cuerpo produce la hormona cortisol, que en abundancia ocasiona desórdenes que se hacen visibles a través de:

Neurocosmética antiestrés facial

La piel y el cerebro provienen del mismo tejido embrionario. Nuestra piel dispone de terminaciones nerviosas y sensores que conectan los estímulos del exterior con nuestra mente, estableciendo un diálogo que se produce a través de 800.000 receptores sensoriales. El conocimiento de esta conexión entre piel y cerebro ha dado lugar al nacimiento de la neurocosmética, que busca atacar las causas y consecuencias negativas para nuestra piel creadas por nuestra mente, tan a menudo afectada por el estrés, el ritmo de vida, etc.

Con el paso del tiempo o debido a factores, como el estrés, esas comunicaciones entre piel y cerebro se dañan. Cuando los receptores pierden funcionalidad y las conexiones nerviosas se debilitan se reduce la capacidad comunicativa, lo que provoca desórdenes en la piel.

Cuando falla la conexión entre piel y cerebro nuestra piel necesita la ayuda de la neurocosmética.

Este distanciamiento se suele producir a partir de los 30 años, cuando la piel se muestra más deshidratada, con falta de luminosidad y fatigada. Por eso, a partir de esta edad necesitamos un tratamiento que vaya más allá de los cosméticos convencionales.

La línea Antiestrés facial & Antiedad de Facialderm une dermatología y neurociencia, reparando las conexiones y tratando la dermis contra las consecuencias del estrés, mejorando el tono y la luminosidad. Al retomar este diálogo, la piel recupera su fortaleza y energía y es capaz de reaccionar mejor frente a estímulos y agresiones. Piel y cerebro se reconectan con la ayuda de fórmulas que contienen Neurophroline TM, activo protagonista de toda la línea.

La propuesta neurocosmética de Facialderm potencia estos estímulos relacionados con el bienestar y la energía y, en nuestro caso, poniendo foco en la reducción de los síntomas del estrés facial. Una gama ideal para mujeres que sufren estrés, y que ayuda a mantener los receptores sensoriales en perfectas condiciones, además de ofrecer un potente tratamiento antiedad, que previene los signos del envejecimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.