Los efectos perjudiciales de la luz azul para tu piel

Puede provocar sequedad, envejecimiento de la piel y manchas

Los rayos ultravioletas del sol no son los únicos rayos dañinos, y quizás te sorprenda leer que tu propio móvil, tablet u ordenador pueden causar daños visibles en tu piel.

Se calcula que pasamos ante estos aparatos un mínimo de 6 horas al día. ¿Habías pensado antes en la posibilidad de que pudieran ser perjudiciales o de qué manera?

Ordenadores, móviles y televisores forman parte de nuestro día a día y es difícil imaginarnos una vida sin ellos. Sin embargo, la luz azul, que emiten estas pantallas, tiene unas consecuencias en nuestro cuerpo y ciertos riesgos para nuestra piel.

Los peligros causados por los rayos UV ya son conocidos por todos. Para protegernos ante ellos, aplicamos cremas que nos protegen ante el sol. Pero los rayos UV son sólo una pequeña parte de la luz del día. La mayor parte de los rayos solares son los llamados Blue Light (luz azul).

El nombre científico del Blue Light es Luz HEV (High Energy Visible), en castellano luz visible de alta energía, y representa la luz de corta longitud del espectro de luz visible. Para nuestros ojos es más bien una luz blanca que azul.

Esta luz azul nos rodea durante el día de manera natural. En esta dosis, no hay consecuencias negativas. Sin embargo, las fuentes de luz de las pantallas emiten la luz azul de manera muy intensa.

¿Qué consecuencias tiene para nosotros?

1. La luz de las pantallas puede producir sequedad

La luz azul puede hacer que la piel se seque, pues provocaría una disminución en las acuaporinas, moléculas que ayudan a la piel a mantener su hidratación.  Estas están implicadas en el metabolismo del glicerol de la epidermis. Si se reducen las acuaporinas, baja el glicerol y, por tanto, la capacidad de la piel de retener agua. Así se seca y envejece.

2.También está relacionada con la pérdida de colágeno

La luz visible produce envejecimiento de la piel, porque activa las metaloproteinasas, que aceleran la destrucción del colágeno en la dermis. El mecanismo es muy similar al causado por los rayos UVA. Además, hay evidencia clara de que en concreto la luz azul puede provocar estrés oxidativo en las células de la piel.

3. Y provoca manchas que no desaparecen fácilmente

Sabemos también que la luz azul es capaz de inducir manchas en la piel. Recientemente se ha demostrado que una molécula llamada opsina 3 tiene que ver en este proceso.  Lo curioso de las manchas causadas por luz azul es que son casi exclusivas de personas con fototipos a partir del III, es decir, con piel bastante morena. Además, se ha visto que la duración de estas manchas es mayor que las causada por los UV.

¿Cómo prevenir sus efectos?

Cada vez más fotoprotectores incluyen filtros para la luz visible, pero estos no son 100% efectivos. Por esto, aunque usemos un buen fotoprotector, algo de luz visible siempre entrará en contacto con nuestra piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.