Consecuencias del estrés facial

El estrés produce un envejecimiento prematuro en el rostro, especialmente en el de las mujeres, cuyos principales signos visibles son sequedad en la piel, disminución de la luminosidad, enrojecimiento, flacidez, aumento del acné o bolsas en los ojos.

De ahí que la gama de Facialderm-Advanced Neurocosmetics trabaje para mejorar todos estos aspectos, ofreciendo diferentes productos para adecuarse a las necesidades de cada tipo de piel.

El envejecimiento acelerado: Un estudio estadounidense determinó que el estrés produce un envejecimiento prematuro del rostro (algo que, curiosamente, afecta más a las mujeres)

Un problema común en la sociedad actual, es que las personas llevamos un ritmo de vida muy acelerado y el estrés está muy presente en nuestras vidas. Diversos estudios han comprobado que el estrés es un agravante del deterioro progresivo de la piel.

En situaciones de estrés prolongadas el cuerpo produce la hormona cortisol, que en abundancia ocasiona desórdenes que se hacen visibles a través de:

1 Deshidratación de la piel.

2 Disminución de la luminosidad de la piel.

3 Enrojecimiento de la piel.

4 Aumento de las arrugas y bolsas en los ojos.

5 Flacidez de la piel.

6 Aumento del acné.