Objetivo del verano: desconectar y fluir

El verano es la época perfecta para encontrar unos días que favorezcan a la relajación

Verano, vacaciones, tiempo libre, desconexión. Es el momento de dedicarte a ti, a cuidarte mucho y relajarte para cargar pilas y volver con más fuerza. Si tienes unos días de descanso aprovecha para hacer lo que te apetece y, sobre todo, consigue el máximo bienestar.

1. Apaga la tecnología

Se llama detox digital y consiste en apagar la tecnología, pero sobre todo en desconectarnos mentalmente de ella. Adiós emails, adiós llamadas, adiós whatsapps y también redes sociales, durante unas horas al día por lo menos.

Precisamente cuando estamos de vacaciones nos apetece publicar más en las redes sociales, pero conseguir relajarte y desconectar pasa por no estar tan pendiente de compartir con los demás a través del online y de vivir el momento sin preocupaciones.

Y por supuesto, para poder relajarte tienes que poder desconectar de los temas de trabajo, habiéndolo dejado todo resuelto antes de las vacaciones.

2. Dedícate tiempo

Cuando pensamos en las vacaciones de verano solemos hacerlo en forma de planes y encuentros con amigos y familiares, pero también es muy saludable dedicarnos tiempo a nosotras mismas, sin ruidos y sin impulsos que nos alejen de la paz más absoluta.

Es un gran momento para encontrar prácticas relajantes que nos permitan conectar con nuestro interior y favorecer nuestro bienestar.

3. Cuida tu cuerpo y tu piel

Cuerpo y mente están conectados. De modo que si lo que pretendes es relajar tu mente en verano vas a necesitar hacerlo también físicamente. Caminar a diario, realizar estiramientos o actividades como el yoga son ideales para sentirte en plenitud física y te ayudará a sentirte mejor mentalmente, más relajada. Incluso a dormir mejor.

Si tu mente está bien, tu piel lo manifiesta y lo mismo sucede, al contrario. Lo más importante es encontrar el equilibrio desde el interior hacia el exterior. Para mejorar el aspecto de la piel y evitar los efectos de envejecimiento prematuro que produce el estrés puede ser de gran ayuda la neurocosmética antiedad y antiestrés facial con el Neurophroline® como ingrediente protagonista. La acción de este potente activo reduce al 70% en solo dos horas la producción de cortisol, la hormona del estrés. Gracias a liberación de neuropéptidos calmantes capaces de estimular la síntesis de β-endorfinas, en dos semanas nuestro rostro presentará un aspecto fresco, hidratado y luminoso mejorando su bienestar y reduciendo las rojeces.

Descubre la línea facial de sérum boosters y cremas faciales que se adapta a tus necesidades

4. Disfruta de la lectura

En verano nos animamos a leer más porque tenemos más tiempo y estamos más relajados que en otras épocas. Leer relaja si tenemos un día de estrés o nos encontramos nerviosas, y dedicarle más tiempo a la lectura en vacaciones favorece a la desconexión mental. Te recomendamos los libros perfectos para desconectar este verano:

  • Cómo hacer que te pasen cosas buenas, de Marián Rojas
  • My year of rest and relaxation, de Ottesa Moshfegh
  • El poder de Elegir, de Annie Marquier
  • Ama tu cuerpo, de Cameron Díaz
  • Cocina Comida Real, de Carlos Ríos
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.