La importancia de dormir bien

Es fundamental para nuestro rendimiento diario, nuestro estado de ánimo y también para la piel

Dormir bien es vital para llenarnos de energía, rendir mejor al día siguiente y disfrutar de un estado de ánimo mejor. El sueño es reparador y al no dormir bien, también nuestra piel lo nota. Tanto a nivel físico como psicológico, un mal descanso tiene consecuencias negativas sobre el cuerpo y el cerebro.

A nivel físico, un descanso nocturno inadecuado provoca cansanciosomnolenciadisminución de atención y concentración, lentitud de pensamiento, e irritabilidad.  A nivel psicológico, puede incluso favorecer el desarrollo de enfermedades como depresión y ansiedad.

Los beneficios de dormir bien

1. Mayor creatividad

Cuando el cerebro está descansado y la producción de hormonas está equilibrada, la memoria funciona a la perfección. Eso hace que la imaginación sea más potente y nosotras, más creativas.

2. Ayuda a la pérdida de peso

La falta de sueño hace que los adipocitos (células grasas) liberen menos leptina, la hormona supresora del apetito. El insomnio provoca, además, que el estómago libere más grelina (la hormona del apetito). Ambas acciones hacen que dormir poco se asocie a la obesidad.

3. Contribuye a que estés más sana

Nuestro sistema inmunitario emplea el tiempo de sueño para regenerarse, lo que le permite luchar con eficacia contra las toxinas y los gérmenes que de forma continua nos amenazan. Con un sistema inmunitario débil tenemos muchas menos posibilidades de superar con éxito las infecciones.

4. Mejora la memoria

Dormir fortalece las conexiones neuronales. Durante la fase REM del sueño, el hipocampo, el almacén de nuestra memoria, se restaura, transformando la memoria a corto plazo en memoria a largo plazo. En la Universiad de Hafi (Israel) lo han corroborado con los resultados de un estudio que afirma que una siesta de 90 minutos a media tarde ayuda a fijar los recuerdos y la destreza.

5. Reduce la depresión

Cuando dormimos, el cuerpo se relaja y eso facilita la producción de melanina y serotonina. Estas hormonas contrarrestan los efectos de las hormonas del estrés (adrenalina y cortisol) y nos ayudan a ser más felices y emocionalmente más fuertes. La falta de sueño provoca, sin embargo, una liberación aumentada y sostenida de las hormonas del estrés.

6. Regenera la piel y los tratamientos son mejor recibidos

Hay dos fases importantes para la recuperación:

La primera fase de (21h a 23h) es el momento en el que la función de barrera epidérmica de la piel es menos óptima. Este es el momento en el que la piel es más receptiva, cualquier producto que apliques en este periodo penetrará más fácilmente.
Es el mejor momento para usar sérums boosters y cremas faciales hidratantes, los habituales en tu rutina nocturna.

La segunda fase (de 23h a 6h) es el momento en que la piel se regenera: las nuevas células reemplazan las células muertas.

Descubre la línea neurocosmética de Facialderm para cuidarte cada día y cada noche.

¿Cómo es un sueño de calidad? Es un sueño continuo, sin despertarse y sin fragmentación durante la noche. Para favorecer a que esto sea así, intenta que tu dormitorio sea solo para dormir, evitando realizar actividades como ver la televisión o comer en la cama.  Así, se establece una rutina del sueño con hábitos que favorezcan la conciliación y el mantenimiento del sueño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.