LA NEUROCOSMÉTICA

Piel y cerebro están conectados. Los estímulos que se perciben del exterior a través de los receptores nerviosos, presentes en la piel, son transmitidos al cerebro y procesados por este para su interpretación. 

Conscientes de ello, hemos recurrido a la Neurociencia, un campo de la ciencia que se encarga del estudio del Sistema Nervioso y cuyos descubrimientos se aplican a la cosmética, a través de la Neurocosmética.

Conscientes de ello, hemos recurrido a la Neurociencia, un campo de la ciencia que se encarga del estudio del Sistema Nervioso y cuyos descubrimientos se aplican a la cosmética, a través de la Neurocosmética.

La Neurocosmética incluye en sus fórmulas ingredientes que potencian estos estímulos, relacionados con el bienestar y la energía, y en nuestro caso haciendo foco en la reducción del estrés facial.